Manojo de violetas

Me niego a palpar la herida
que tu partida ha dejado...
¡Que no estalle en canciones
la realidad de esta aurora!
Tu amor se ha marchado
y desde entonces me muevo
entre mil versos de poesía...
Por musa, la añoranza
y por rima de versos, mi agonía.

No intento descifrar la palabra amor,
si no acoplar a cada cual con lo que es suyo...
Una hermosa mañana tiene sol
y las fragantes flores sus capullos.
La luna, dueña es de la noche
aún así las sombras la contienen.
El ave enamorada del azul cielo
hacia él se remonta, cuando muere.
Y yo, tan solo tengo
tu recuerdo
atado a un manojo de violetas.
Se ha escapado el amor
por la ventana
hacia el inmenso mar,
donde son libres, las gaviotas.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s