Extranjera

Yo fui raíz plantada
y un poco después, fui hoja...
En una rama empedernida
me aferraba,
a lo que más amaba.
Luego fui lamento y fui llanto.

Fui surco de río agotado
en tierra extranjera.
Una palmera moribunda
que a su tierra añoraba,
rodeada de hojas secas
listas para la quemada...
Al final de mi jornada no fui
ni raíz
ni hoja
ni rama.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s