AURORAS QUE RENACEN

Y es que mi amor no habita 
en las cumbres del cielo
renació entre las rocas
de un pequeño riachuelo...
Y se creció tan potente
y su fluir fue certero
que arrasó toda mi angustia
y surcó un nuevo sendero.

Y se besó con los mares
de aguas cristalinas
y navegó sobre letras
de inspiración divina...
Mi amor no es un objeto
ni tampoco es un alguien
son mil versos que se pintan
en auroras que renacen.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s