Besos de amapola

Quise robar la luz de las estrellas 
para explorar contigo en otros cielos.
Y disfrutar el mínimo momento
en que tus manos lentamente
se aventuran
por las sendas de mi cuerpo.

Y tomé prestado el tálamo
de tus sueños
para crear contigo
quimeras endulzadas.
Para sentir tus labios
llenando de besos y ternura
el deseo de amor
de mi piel desnuda.

Y me vestí la noche
para admirar tu luna.
Te acaricie pausada
de pétalos, ternura.
Me rendí a tu mar
para saciar tus olas
y en tu tiesura de hombre
mis besos de amapola.

Beso de luna

Cuando miro tu rostro 
yo te imagino
deshojando mis horas
pasión de luna.
Alargando la noche,
destronando mi calma
alterando mis olas
inquietos mares.

Se esclarece mi alma
cual alba niña
y se viste con encajes
de nubes blancas.
Me ciñes en tu abrazo
cual sol naciente
que va incendiando montes
en tibia llama.

Piel sobre piel, beso de luna,
labios de plata, dulce ternura
lluvia de estrellas, noche, destellos
lunas y soles, sensual desuello.

Víctor

Envuelta en tu pálpito
demente
y en tu fuerza viril…,
seré alborada.
Tú serás Víctor
sobre mi piel sudosa
y yo,
derrotada mortal,
que en un sueño de amor
llegó a ser diosa…

¡Todavía, esclavos!

Pisadas escondidas por la noche
crujen sobre hojas de la historia
y llueve sobre charcos anegados
con la sangre derramada en el pasado.

Rojizo también están los cielos
sus nubes migran al espacio
inalcanzable paz
tu paloma espera
en prisión, que asemeja, un palacio.

Amanece, mas las sombras se han quedado.
Pocas horas alumbra el astro al cabo,
sus destellos alusivos al futuro
se oscurecen en la mente del esclavo.

Fuiste espuma de olas

Fuiste espuma de olas, atrapada en la arena.
Flotando sobre un mar
de sueños en andamios.
Marchaste sobre el llanto fluyendo de mis ojos
con una sonrisa estampada en tus labios.

«No comprendo que tu amor
todavía me duela,
y que mis brazos
se sientan vacíos
al no tenerte»…
Fui una joven gaviota
arriba, en su primer vuelo
y al escuchar tu llamado
me precipité al suelo…
Allí, atrapada
en tus oleajes de miedos
me cegué con tu bruma,
me escurrí entre tus dedos.

Solo un día de ensueños
en el vaivén de las olas.
Las pasiones raídas por el viento, volaban.
Inevitable en la tarde
llegó la agonía,
y el entusiasmo murió
al final de ese día.

La noche llegó, oscura y sombría.
Preludio del claro
resplandor de la aurora.
Que irradió en mis ojos,
disipó mi letargo
y en mis labios gusté
tu sabor dulce amargo.

Hoy soy ave sin vuelo,
derribada, tendida
bajo un cielo azul, de anhelos sin mañana…
Sin nido,
abandonada en la playa
perdida,
sumergida en la pena de este triste quebranto…
¡O quizás soy lamento de un ave sin canto!

Poesía gitana

Versos de piel y de notas
río de agua roja
¡que se caen la estrellas
y se apresuran las sombras!
Abre tus ojos de luces
quiero disfrutar gitana
de tu música y canciones
en tu sola carcajada.

Adorna mi cabellera
de amapolas y alhelíes
pintaré el cielo de azul
pa’ que florescan mis jardines.
Adereza con tus labios
y las rimas de tu boca
a éste antiguo corazón
que sin versos se sofoca.

Vacío

Este cielo estrellado
soy yo, y eres tú.
Aquí habita
la humanidad
al desnudo,
emitiendo su luz.
La verdadera desnudez
de la energía del ser.

Pintados de estrellas
nos consume el cosmos
solo para renacer
en otro cuerpo celeste
mucho más brillante.

Mi corazón es de sol
y mi esencia un espacio,
que flota
en un enorme vacío.

Humanidad al desnudo

Fragancia de amor

Como la fragancia
que trae el mar con la brisa
perfumada en aromas,
de caracolas y sal
arribó el perfume del amor,
a mi vida
y yo ilusionada
me he dejado impregnar.

Envuelta en el aroma
de su suave caricia
él fue luz palpitante
con su tierno cantar
acordes musicales
en las fibras de mi alma
vibrato en sus labios
al quererme besar.

«¡Y yo, fui gaviota
rendida ante su abrazo!»
¡Él, puerto seguro,
a mi vagabundiar!
Y su bálsamo fresco
de caricias prendado
fue el efluvio correcto
que me pudo sanar.