Una breve ilusión

Te veo compuesto 
de miles estrellas.
Cual lago tranquilo,
al cielo reflejas.
Templada sonrisa,
mirada certera
y un golpe de sangre
saltando en tus venas.

Tu piel lleva huellas
tus labios, el rastro
de besos y abrazos
y ardor compartido.
Aun así no cesan
tus ansias de horizonte.
"Gorrioncillo de ensueño
disfrutas las flores del monte".

Fue una breve ilusión
destinada al olvido
ya no tienes razón
has perdido el motivo.
Yo, cegada en tus luces
extravié mi camino.
Con mi entrega total
me amarré a tu destino.

Fuiste espuma de olas

Fuiste espuma de olas, atrapada en la arena.
Flotando sobre un mar
de sueños en andamios.
Marchaste sobre el llanto fluyendo de mis ojos
con una sonrisa estampada en tus labios.

«No comprendo que tu amor
todavía me duela,
y que mis brazos
se sientan vacíos
al no tenerte»…
Fui una joven gaviota
arriba, en su primer vuelo
y al escuchar tu llamado
me precipité al suelo…
Allí, atrapada
en tus oleajes de miedos
me cegué con tu bruma,
me escurrí entre tus dedos.

Solo un día de ensueños
en el vaivén de las olas.
Las pasiones raídas por el viento, volaban.
Inevitable en la tarde
llegó la agonía,
y el entusiasmo murió
al final de ese día.

La noche llegó, oscura y sombría.
Preludio del claro
resplandor de la aurora.
Que irradió en mis ojos,
disipó mi letargo
y en mis labios gusté
tu sabor dulce amargo.

Hoy soy ave sin vuelo,
derribada, tendida
bajo un cielo azul, de anhelos sin mañana…
Sin nido,
abandonada en la playa
perdida,
sumergida en la pena de este triste quebranto…
¡O quizás soy lamento de un ave sin canto!

Fragancia de amor

Como la fragancia
que trae el mar con la brisa
perfumada en aromas,
de caracolas y sal
arribó el perfume del amor,
a mi vida
y yo ilusionada
me he dejado impregnar.

Envuelta en el aroma
de su suave caricia
él fue luz palpitante
con su tierno cantar
acordes musicales
en las fibras de mi alma
vibrato en sus labios
al quererme besar.

«¡Y yo, fui gaviota
rendida ante su abrazo!»
¡Él, puerto seguro,
a mi vagabundiar!
Y su bálsamo fresco
de caricias prendado
fue el efluvio correcto
que me pudo sanar.

Latidos

A veces mi corazón
interrumpe sus latidos
entonces toda mi piel
suele encresparse de frío.
Sucumbiendo sin abrigo
en este mundo de hastío
degusto el sabor a muerte
con este sentimiento mío.

En las noches, muchas veces, desparpajo mil sentires.
Con el fluir de palabras
y algún poema que escribo
se alivian los sinsabores
y se restauran los latidos.
Entonces siento el calor que me devuelve el respiro
despues de todo, comprendo que porque siento, que estoy vivo.

OLAS Y ARENA

Cuando sueño de olas y cielos
quiero que seas mío en verso y marea
mas deseas navegar otros puertos
y te encuentro suspirando en la arena.

Deambulas sobre el verbo de mi verso
te transformas en  bruma y te evaporas.

Caracolas vacías, triste acervo, en la orilla de la playa te demoras.

Pulso de vida

Humedecido el árbol seco, revive golpeando a tiempo.
La noche está estrellada por amores inflamada.

Los ojos frente a frente coinciden en las miradas
y deshielan las barreras con tañidos de alborada.

El impulso es feroz y ciega los sentidos y al espacio inunda de ruidos sin palabras…
Se crece la marea, las olas cubren el huerto
en formidable faena de labios, pieles y cuerpos.

Con tiesura se proyecta el brebaje vulnerario.
¡El río en su salida trae deleite en los labios!

Sigue leyendo «Pulso de vida»

Volverás

Volverás a los poemas que te he escrito

sin motivos querrás 

amarte en ellos

así, como te he amado 

y te lo he probado con mis hechos.

Cuando en tus momentos 

hay llantos y sonrisas.

Cuando tus paisajes 

son invierno o primavera. 

Cuando en tu alcoba 

fuimos figuras principales 

y testigos presenciales 

de la noche de mil lechos. 

Hoy te esperan mis caricias 

y mis besos

que al principio 

su manera, 

es pausada 

pero al verte 

se rebelan impetuosos

y hacen guerra de amor 

en la enramada. 

Y se desbordan como un río de acuarelas

sublevando a su vez, 

tu mar en calma

y se abrazan con la espuma 

de las olas 

que sonrientes se besan, 

con el alba. 

Artesano de caricias 

en mi cuerpo

moldearás mi figura 

urgentemente; 

en este enlace de amor 

y de pasiones 

que es el calvario clandestino de dos vientres.

Ideales

Hubo una estrella
que quiso ser hoja.
Quiso bajar
y apreciar la vida
Quiso desde lo alto
de un árbol dar sombra
y morir en el otoño
algún día.

Se preguntaba
si renacería
con el mismo ideal
en primavera.
Si sería luz o si sería vera
O tan solo un recuerdo
una pasión, una bandera.