Yo cuelgo, tú cuelgas

Colgando estoy de una rama
que no es alta, ni es baja.
No es tan fuerte que digamos
pero me eleva del suelo.
Mas da igual, ya no veo.
Mis ojos están cansados
la soga ahoga mi cuello
y el viento me mueve despacio
por el peso de mis pies.

Mi pueblo duerme,
y yo con ellos,
el sueño de la desidia.
Manos caídas, hombros pesados
corazon congelado
por batallón fulminado...,

batallón de mentiras y robos,
vivimos como Juan Bobo.
Batallón de politiquería,
gobiernos de porquería.
Batallón de criminalidad,
que se joda la humanidad.

Drogas para el dolor
cápsulas para no pensar
comidas que te hacen daño
laxantes para ir al baño...,

se busca curar el cáncer
mas el cáncer social corroe
la médula de la sociedad.
Se infiltra disfrazado
adormece la conciencia
consume la razón
cagándose en tus valores
destruye tu corazón.
Foto de la red