Hijas de la tierra

¡Quisieron que me callara
no entiendo su osadía!...
Quisieron sellar mis labios
cegar mis ojos, torcer mi mente
cuando quise levantarme
¡me empujaron de repente!.

Propagando sus mentiras
rociaron de verde el césped
al cielo de gris cargado
pintaron azul celeste
la muerte, sería mi suerte
pues vivir callada es igual
mas prefieren silenciarme
si me atrevo protestar.

Hijas somos de la tierra
de la historia aprendemos
que la lucha no es perdida
si unidas respondemos
no dejes que la apatía
te llene de indiferencia
¡Luchemos por el planeta
tú país y tu pueblo
por mis hijas, por los tuyas
y por las que aún están lejos!

Una breve ilusión

Te veo compuesto 
de miles estrellas.
Cual lago tranquilo,
al cielo reflejas.
Templada sonrisa,
mirada certera
y un golpe de sangre
saltando en tus venas.

Tu piel lleva huellas
tus labios, el rastro
de besos y abrazos
y ardor compartido.
Aun así no cesan
tus ansias de horizonte.
"Gorrioncillo de ensueño
disfrutas las flores del monte".

Fue una breve ilusión
destinada al olvido
ya no tienes razón
has perdido el motivo.
Yo, cegada en tus luces
extravié mi camino.
Con mi entrega total
me amarré a tu destino.

Deseos de papel

Esta noche navego 
vagabunda
sobre el mar inquieto
de mis sombras.
Buscándote en penumbras
van mis manos
que hastiadas
de hilar alas en mis dedos
construyeron de papel,
una paloma.

Y su vuelo dirijo
a las nubes del cielo.
Y entre cirros preparo
un tálamo y espero.
Esperar es desvelo
que mi amor amilana...
Mi esperanza de amarte
ya no llega a mañana.

Desvarío

Soy la amante calcinada 
en un fuego turbulento.
Atrapada sin cordura
en un mundo de placeres.
Y con él estoy atada
inevitablemente atada
a nuestros anocheceres.

Compartimos los momentos
de desquicios
y la forma irreverente
de sus vicios.
Allí donde sus besos
me provocan
a traspasar el lumbral
de mi cordura...
¡Soy víctima a la merced
del desvarío,
su ardiente pasión
y su pretensión loca!

Soy demonio en tormento
y lo disfruto
soy oscuridad y soy fuego
Encendida pasión
y sosiego,
caricias de vida
y plañidos de muerte
pira de piel que consume
mujer que arde
y se extingue
que entrega el aliento
y sucumbe
en nuestro loco y placentero
infierno.

Milagro

Quien no entienda la tormenta
terminará en el fondo del mar...
“¡Voy navegando sobre aguas
de inmensa profundidad!"

Ni necesito un milagro
o caminar sobre el mar...
Yo cabalgué la tormenta
me sostuve en su vendaval.
Y si algún día las aguas
me puedan sobrepasar...
¡Seré reina en el abismo,
seré sirena en el mar!

Sollozo de luna

El llanto de luna caía a caudales,
plateado sollozo sobre madrigales.
Reflejo de un rostro, olor de azahares
fue noche de pena, poesía y cantares.

Mas con cada gota del llanto caído
germinó un árbol que estaba dormido.
Creció muy frondoso, se llenó de nidos
fue hogar de gaviotas y zorzales marinos.

¡Amé a ese árbol nacido de penas! Cambió a pergamino y escribí un poema.
Hoy albergo vida, entono cantares
soy pena, poesía y canción de zorzales.

Aurora que renace

Este amor no lo busques 
en las cumbres del cielo.
Renació entre las rocas
de un pequeño riachuelo...
Y creció tan potente
con un fluir tan certero
que arrasó toda mi angustia
y surcó nuevo sendero.

Y se besó con los mares
de aguas cristalinas
y fluyó sobre letras
de inspiración divina...
Mi amor no es un objeto
tampoco es un alguien,
es poesía que interpreta
las auroras que renacen.

Duerme mi pueblo

Duerme mi pueblo soñando de patria.
Mientras la apatía causa indiferencia.
Pegando sus labios,
encierran sus voces
sus armas de lucha, cubiertas de escarcha.

Cantando canciones dentro de su jaula
ni buscan, ni encuentran, ni eligen palabras.
Repiten la historia,
e inventan bonanzas.
Enajena al hijo que al futuro lanza.

¿Qué ha de ser del niño
que a su patria adora,
cuando anestesiado
se hunda en las olas?
Y pierda su honra,
reclame al destino,
sintiendo el invierno
en su propio nido.

Entonces,
que el tiempo sea mi testigo
y que el porvenir a mi alma responda.
Si no es que ese hijo en ciego embeleso de su conformismo no encuentra regreso.

Sueños de niña


Me han obligado a ser niña
para salvar lo creativo en mí.
Para romper barreras
y soñar sueños de niña.
Esos sueños de heroínas
invencibles y eternas.

Me han obligado a ser niña
para volver a mirar
y no ver la malicia
que me rodea
para confiar inocentemente
al desarrollar el arte
de ser humano.
Para creer que el amor
posee suficiente poder
para producir un mundo nuevo.