Ave nocturna

He perdido mis sueños 
y mi voz se ha hecho llanto.
Como ave nocturna
mi vuelo es conjunto,
de días abandonados
por la luz de la aurora
y de párpados
que cansados de llorar
ya no lloran.

Perdida va mi risa
por la ciudad del lamento
y mi sed bebe el agua de ríos agotados.
Soy pájaro volando sobre la tierra labrada
haciendo un nido albergue en un reino lejano.

¡Oh amor no esperes más!
Ven, rescata mi vida
ha caído sobre mi un castillo en escombros.
Déjame sentir tu abrazo
y con en el mismo entusiasmo
ayúdame a descarguar
el peso de mis hombros.

¡Déjame lactar de nuevo
en tus pechos de niña
y venceremos por siempre el corazón de la angustia!

Extranjera

Yo fui raíz plantada
y un poco después, fui hoja...
En una rama empedernida
me aferraba,
a lo que más amaba.
Luego fui lamento y fui llanto.

Fui surco de río agotado
en tierra extranjera.
Una palmera moribunda
que a su tierra añoraba,
rodeada de hojas secas
listas para la quemada...
Al final de mi jornada no fui
ni raíz
ni hoja
ni rama.

Hijas de la tierra

¡Quisieron que me callara
no entiendo su osadía!...
Quisieron sellar mis labios
cegar mis ojos, torcer mi mente
cuando quise levantarme
¡me empujaron de repente!.

Propagando sus mentiras
rociaron de verde el césped
al cielo de gris cargado
pintaron azul celeste
la muerte, sería mi suerte
pues vivir callada es igual
mas prefieren silenciarme
si me atrevo protestar.

Hijas somos de la tierra
de la historia aprendemos
que la lucha no es perdida
si unidas respondemos
no dejes que la apatía
te llene de indiferencia
¡Luchemos por el planeta
tú país y tu pueblo
por mis hijas, por los tuyas
y por las que aún están lejos!

Desvarío

Soy la amante calcinada 
en un fuego turbulento.
Atrapada sin cordura
en un mundo de placeres.
Y con él estoy atada
inevitablemente atada
a nuestros anocheceres.

Compartimos los momentos
de desquicios
y la forma irreverente
de sus vicios.
Allí donde sus besos
me provocan
a traspasar el lumbral
de mi cordura...
¡Soy víctima a la merced
del desvarío,
su ardiente pasión
y su pretensión loca!

Soy demonio en tormento
y lo disfruto
soy oscuridad y soy fuego
Encendida pasión
y sosiego,
caricias de vida
y plañidos de muerte
pira de piel que consume
mujer que arde
y se extingue
que entrega el aliento
y sucumbe
en nuestro loco y placentero
infierno.

Milagro

Quien no entienda la tormenta
terminará en el fondo del mar...
“¡Voy navegando sobre aguas
de inmensa profundidad!"

Ni necesito un milagro
o caminar sobre el mar...
Yo cabalgué la tormenta
me sostuve en su vendaval.
Y si algún día las aguas
me puedan sobrepasar...
¡Seré reina en el abismo,
seré sirena en el mar!

Sollozo de luna

El llanto de luna caía a caudales,
plateado sollozo sobre madrigales.
Reflejo de un rostro, olor de azahares
fue noche de pena, poesía y cantares.

Mas con cada gota del llanto caído
germinó un árbol que estaba dormido.
Creció muy frondoso, se llenó de nidos
fue hogar de gaviotas y zorzales marinos.

¡Amé a ese árbol nacido de penas! Cambió a pergamino y escribí un poema.
Hoy albergo vida, entono cantares
soy pena, poesía y canción de zorzales.

Duerme mi pueblo

Duerme mi pueblo soñando de patria.
Mientras la apatía causa indiferencia.
Pegando sus labios,
encierran sus voces
sus armas de lucha, cubiertas de escarcha.

Cantando canciones dentro de su jaula
ni buscan, ni encuentran, ni eligen palabras.
Repiten la historia,
e inventan bonanzas.
Enajena al hijo que al futuro lanza.

¿Qué ha de ser del niño
que a su patria adora,
cuando anestesiado
se hunda en las olas?
Y pierda su honra,
reclame al destino,
sintiendo el invierno
en su propio nido.

Entonces,
que el tiempo sea mi testigo
y que el porvenir a mi alma responda.
Si no es que ese hijo en ciego embeleso de su conformismo no encuentra regreso.

Mujeres

Me habita una niña que ríe y alborota
que juega libremente con energía y candor.
Es agua cristalina y reboza de pureza,
una niña traviesa es voz de lo que soy.

Rebuscando verdades destruyendo paredes
en mí, vive una sabia que siempre
ha de inquirir.
Quiere entenderlo todo y todo lo pregunta
se alegra en la justicia y aborrece fingir.

Hay otra, apacible, que edifica remansos
reconoce, en la vida, lo importante es vivir.
Amando, solo observa
acepta sus derrotas
y entiende que los cambios
en ella, han de surgir.

Y la que está cansada de lo que ha sufrido
madura, taciturna, vencida, sin tesón;
se une a las mujeres que comparten la historia,
de lo que he vivido,
de lo que estoy viviendo
y de todo lo que soy.

Besos de amapola

Quise robar la luz de las estrellas 
para explorar contigo en otros cielos.
Y disfrutar el mínimo momento
en que tus manos lentamente
se aventuran
por las sendas de mi cuerpo.

Y tomé prestado el tálamo
de tus sueños
para crear contigo
quimeras endulzadas.
Para sentir tus labios
llenando de besos y ternura
el deseo de amor
de mi piel desnuda.

Y me vestí la noche
para admirar tu luna.
Te acaricie pausada
de pétalos, ternura.
Me rendí a tu mar
para saciar tus olas
y en tu tiesura de hombre
mis besos de amapola.