La virtud de tu mirada

Dame la virtud 
de tu mirada
lánguida, sutil,
azul verdosa.
Déjame pintar
nuestra alborada
volando en alas
de una mariposa.

Habla con tu boca
mi existencia.
No escatimes en verbos,
ni deseos.
Sostenme fuerte
y dame aliento.
Déjame sentir tu fuego
lentamente...
En este abrazo de amor
al que me entrego
cenicienta
«¡calcinada por el músculo del viento!»

5 comentarios sobre “La virtud de tu mirada

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s