Estaciones

Si me tocara partir en un día de verano,
adornen mi cabellera con bellas flores del prado.
Dibujen una paloma en mi ataúd barnizado,
sirvan miel de azahar y queso pausterizado.

Ahora, si fuera en invierno cuando llegue mi partida
no permitan que el mal tiempo congele mi despedida.
Versos, canciones y risas, chocolates y bebida…
¡Que nadie llore mi muerte pues supe vivir mi vida!

Mas si es en primavera cuando mi barca navega,
que una corona de rosas adorne mi cabecera.
Que el cortejo me pasee por el río y su ribera,
luego rieguen mis cenizas, arriba, en la cordillera.

Y si el otoño, que es sueño de árboles, flores y grama,
se convierte en la estación en que se enfríe mi cama;
que el poderoso fantasma de mi alma de poeta
pueda escribir nuevos versos usando hojas por letras.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s