He de partir

¡He de partir lo sé!
Y las estrellas del cielo
a las que tanto he admirado
seguirán inspirando versos
a poetas alocados.
El musgo de mi jardín
color oro envejecido
será camada a las rosas
que ya habrán florecido...
En medio del patio trasero
un frondoso árbol de pino
se elevará majestuoso
lleno de aves y nidos...

El ruiseñor que visita
mi ventana en primavera
seguirá entonando notas
despertando a otro
a cualquiera...
Mas yo, ¡moriré en invierno!

Del polvo de mis cenizas
regado en la cordillera
germinará una flor maga
decorando mi cabecera...
Mas seré cual alma en pena
sin estrellas, sin jardín
y sin aves que me anuncien
cuando llegue primavera.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s