Entre espadas

El mundo ante mi rostro,
y yo camino sola,
matándo a la fuerza
mi última ilusión.
Soy derrotada alba
de un tálamo distante,
y hasta mi propia sombra
me sigue sin pasión.

Soy diluvio de duelos,
torbellino de viento,
un lento agonizar
entre espadas, violento.
Mi esencia a la intemperie
no se siente tan libre.
¡Ningún verso sin nombre
hará que mi alma vibre!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s