Niño hombre

Caminé en las ruinas
de tu dolor de niño
con la aguda tristeza
de saberme en lo cierto:
tu vida fue un profundo
batir de un mar incierto
con inmensas olas blancas
inundando el desierto.

He pagado contigo
la deuda de tus huesos
escondidos profundo
en tus tristes recuerdos.
He soñado mil sueños
de ti, niño, ansiando
la completa libertad
de tu mental encierro.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s