DONDE TERMINA EL CAMINO

Larga y tortuosa senda 

es la que he caminado 

persiguiendo anhelos y  metas

que otros habían trazado.

Heridas muy profundas 

se sanaron en su tiempo

y recuerdos de tristezas 

se elevaron con el viento. 

Hice mi camino un mar

desnudo de horizontes. 

Estelas sobre olas 

bramaban con mil voces. 

Y proseguí en la senda 

cual luciérnaga en la noche 

diminuta, tintineante 

pero con grito 

de coyote. 

Hoy llevan mis pasos soles 

de mis antiguos muertos 

y mis manos llevan dedos

de artesanos del tiempo…

Mi corazón abierto 

con las grietas del pasado 

adquiere la magistral pureza 

del oro refinado.

Al caminar, si te cansas, pausa…, pero si se acaba la senda; extiende tus alas y vuela.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s