SOY MUJER PUERTORRIQUEÑA

Soy mujer puertorriqueña orgullosa de mis raíces ancestrales.
Raíces que entretejieron con genuina artesanía un pueblo engendrado de ritmos y voces, cultura y folklor: de bruma, de olas, de palmas y color.
Un pueblo que ama, que ríe, que baila y se alegra pero que también llora unido en la trágica pena.
Un pueblo valiente que canta su herencia y honra su historia.
Soy mujer puertorriqueña de blanca tez, soy clara como el sol del medio día pero no te equivoques, pues llevo en mis venas; el negro aceituna y el color marrón de mi tierra.
Los risos salvajes en mi cabellera, el color almendra de mis ojos y el grito de guerra en mis labios, me hacen volátil y explosivamente rebelde.
Supe identificar las voces ancestrales llamando mi nombre desde lejanas tierras; a una convocatoria que une a mi isla bajo el clamor de su historia, en la brisa del mar, el batir de palmeras, en el trueno, en el rayo, en los tonos hermosos de su eterna primavera.
Este llamado, familiar en mis oídos, llegó desde Africa, Castilla y Aragon y al mezclarse con Taíno, forjó una nueva nación.
Hoy su sola estrella ondea orgullosa sobre el alma de todos sus hijos y
majestuosa brilla sobre los miles de ojos que buscan su gloria.
Mezclada como plasma en las franjas de mi bandera, la vida de un pueblo que se aferra a su bendecido suelo y busca elevar su espíritu de lucha, como el ave que sabe: en las alturas, reside su libertad…
Soy tierra de Africa, de España y soy Taíno y es esta mezcla la que me ha hecho lo que soy; y lo digo con orgullo…
¡¡¡Soy mujer puertorriqueña!!!

Loida Hernandez-Camacho
#escritosdelalma

Mi niña hermosa. ¡Mi claro de luna!

Latidos

A veces mi corazón
interrumpe sus latidos
entonces toda mi piel
suele encresparse de frío.
Sucumbiendo sin abrigo
en este mundo de hastío
degusto el sabor a muerte
con este sentimiento mío.

En las noches muchas veces desparpajo mil sentires.
Una resurgir de palabras
algun poema que escribo
me alivia de mis temores
me devuelve los latidos
sintiendo el sol de la vida
comprendo que aún
respiro.

A mi hermano

Yosi

Traigo en mis ojos la lluvia
que cae cuando
llega el verano…,
una lágrima, 
una fuente
un río que inunda el plano
y al despedir
a mi hermano
se hace mares de angustias
y montañas de pesares
cubiertos de flores mustias.

Con aroma de azahares
esta, mi triste canción
la entona un pequeño gorrión
que a tu ventana se asoma
y desde la distancia, trina
dedicando sus cantares.
A ti mi hermano querido
escribo estos madrigales.

Cegados

Fantasmas de caras rojas
palomas de plumas blancas.
Una lágrima estrella
mejillas de arcilla negra.
Un libro y un guión
una historia se repite.
Sin embargo, una ilusión
de un pueblo que ama
a su patria
y desea ver su gloria
tallada en toda la historia
pero han perdido el camino
bebiendo sobras de vino
y olvidan que esencialmente
son dueños de su destino.

Oda de amor

¡Oda de amores, frío de otoño!…

La noche escribe un verso
a su luna enamorada.
Todas las noches sale
a mostrar su rostro hermoso
y sobre el vaivén de las olas
cabalga en la blanca espuma
hasta llegar a la arena
y allí se muestra desnuda
con esa piel de plata pura
y sus lunares de locura.

“¡Qué no sepa
que escondido
entre la bruma he admirado
su reflejo en las aguas,
cuando bajaba a besarse
en furtivas escapadas!”.
“¡Qué no sepa
que en mis sueños
también deseé besarla
y entregárme en sus brazos
de olas, espuma y plata!”

Añorarte

Para verte mejor

tengo que cerrar mis ojos 

y soñarte…,
te has ido tan 

lejos amor
que enfermo 

de añorarte.

Si añorarte, pudiera más

al cerrar mis ojos moriría
para no abrirlos a la realidad…
«¡En la distancia

te pierdo vida mía!»

Entre tu pecho y el mío

Si pudiera convencerte 

del amor que por ti siento 

te entregarías totalmente 

a este hermoso sentimiento. 

Te tomaría de la mano 

y caminarías conmigo 

por senderos indecibles

bajo el calor de mi abrigo.

Muchas veces me he encontrado  

ante un tenebroso vacío 

y juro que veo tus ojos 

en esas noches de hastío. 

Es la indefectible condena 

de tus ojos en los míos… 

Tus ojos que son luceros 

irradian luz en mis venas 

y mi senda se ilumina

cual claro de luna llena…

Si yo pudiera escapar 

de este valle sombrío 

te besaría la boca 

hasta que moje el rocío. 

Y dejaría de existir 

esta realidad absurda… 

¡Anulando la distancia 

entre tu pecho y el mío!

ESPIGA

Cuando siento que estás en mi cuerpo
como espiga que crece hacia el cielo…
Mis aguas se vuelven de mares
que humedecen su árido suelo.
Y se unen a la boca del río
que golpea la maleza en la arena,
el recurrente vaivén de las olas
enardecen mi cuerpo sirena…
Y desmayo, convirtiéndome en bruma
en marullos de mar, blanca espuma.

Del río al mar, del mar al cielo
pasiones de flor y de hierba.

OLAS Y ARENA

Cuando sueño de olas y cielos
quiero que seas mío en verso y marea
mas deseas navegar otros puertos
y te encuentro suspirando en la arena.

Deambulas sobre el verbo de mi verso
te transformas en  bruma y te evaporas.

Caracolas vacías, triste acervo, en la orilla de la playa te demoras.

Hace tiempo atrás

Hace tiempo atrás
que camino errante.
Que exploro mil senderos
cual ciego caminante
No poseo un compás
ni mapas, ni planos
ni siquiera consulto
las líneas de mis manos.
Hace tiempo atrás
que no montó a Rocinante
que no peleo molinos
que no imagino gigantes.
Si me insultan, me callo
mi genio no se alza
y si me tiran piedras
ni miro a quien las lanza.

Hace tiempo atrás
abandoné a esa niña
que ingenua
confeccionaba
los pasteles de lodo.
Que brincaba y corría
y tenía mil amigos.
Que cuando estaba triste
lloraba por todo.
Y es que no hace poco
morí muy lentamente
Causal, corazón roto
sellado fríamente.

Otro día

Los sonidos del alba
convocan ilusiones.
Yo acunada por la luz de la aurora
veo matizes de azul
y tonos rosados que me brindan esperanza.

La soledad se viste de vida…
¡Otro día comienza!